www.guadapress.es
El PP de Azuqueca denuncia la dejadez de Blanco a la hora de solucionar los numerosos problemas de accesibilidad que sufre el municipio
Ampliar

El PP de Azuqueca denuncia la dejadez de Blanco a la hora de solucionar los numerosos problemas de accesibilidad que sufre el municipio

El PP denunció la situación caótica en la que se encuentran numerosos puntos de Azuqueca en el pleno del 6 de octubre; casi un mes después José Luis Blanco todavía no ha actuado para solucionarlos

viernes 30 de octubre de 2015, 13:45h
El concejal del PP en Azuqueca de Henares, Agustín Gil, denuncia la dejadez del equipo de gobierno socialista a la hora de solucionar los problemas de accesibilidad que tiene este municipio. Así, explica que en el pleno celebrado a primeros de octubre el PP pidió que se recolocaran las vallas caídas o mal instaladas que impiden el uso de los pasos peatonales en los cruces de la Avenida Siglo XXI con las calles Rafa Pascual, Puri Santamaría y Sheila Herrero. “Han pasado varias semanas y las vallas siguen igual: las caídas, siguen caídas y las mal colocadas, siguen mal colocadas” asegura el concejal del PP.

En todas esos cruces existen pasos peatonales rebajados completamente terminados, pero las vallas caídas o mal colocadas impiden que se puedan usar, “por lo que las personas que tienen algún impedimento para caminar, o van en silla de ruedas, o llevan un carrito de bebe, tienen que, o cambiarse de acera, o bajar y subir de malas maneras por el escalón que forma el bordillo de la acera con la calzada” denuncia Agustín Gil. El concejal popular lamenta que José Luis Blanco no haya actuado todavía “después de haberlo rogado en pleno hace casi un mes, a pesar de lo sencillo de la solución”.

“A los socialistas del equipo de gobierno azudense les da igual los asuntos de la accesibilidad y seguridad como está más que demostrado”. Así, Gil denuncia que existen cruces de calles sin rebajes o con falta de pasos de cebra, como en Marcelino Orozco con Miraflores, donde hay que ir buscando las entradas a garajes para subir con los carritos. Otros con rebaje en un lado pero en otro no, como en el cruce desde el Pasaje del Cuartel a la Calle Bélgica por la Avda. del Agricultor o en los cruces de la calle Rio Badiel o Avenida de San Lorenzo por la Avenida del Norte”.

Plazas de aparcamiento para minusválidos pintadas pero no accesibles

Agustín Gil continua con alguna de las numerosas deficiencias en materia de seguridad y accesibilidad que José Luis Blanco no quiere solucionar: “Plazas de aparcamiento o <> de contenedores de basura justo al lado de pasos de cebra, creando innecesariamente peligro de atropello por falta de visibilidad entre conductores y peatones, cosa que se repite tanto en calles antiguas, como la Avenida de Meco, la de Enmedio, la de Francisco Vives o la calle Aduana, como en zonas de reciente urbanización, como la Avenida de Madrid o el R-6”.

“Tampoco son accesibles la mayoría de plazas de aparcamiento de Azuqueca y el Ayuntamiento se salta a la torera, tanto el Código de Accesibilidad de 1997 de Castilla-La Mancha como la Orden Estatal de 2010 sobre accesibilidad en espacios públicos urbanizados” asegura Gil.

Agustín Gil afirma que “es difícil encontrar una plaza de aparcamiento reservada a personas de movilidad reducida, una plaza que sea verdaderamente accesible”. Da igual que sea en el casco antiguo, los barrios, Asfain, Vallehermoso, Postas, Avenida de la Paz, Bulevar de Clara Campoamor, Tres de abril… y, por supuesto tampoco en los edificios e instalaciones municipales, colegios, Centro de Ocio, el Foro, la Piscina cubierta, etc.

“Sí están las plazas con el símbolo de la silla de ruedas pintado, pero no son accesibles, porque con pintar el símbolo de accesibilidad no se hacen las plazas accesibles, hay más cosas que cumplir” afirma Gil quien añade que “las zonas de aproximación incumplen la normativa vigente”

Gil pone como ejemplo que casi todas carecen de rampa de acceso o de un recorrido seguro hasta el paso de peatones rebajado más cercano “con lo que en caso de que una persona encuentre una plaza reservada, aparque, baje la silla y se suba a ella, resulta que tiene que pedir socorro a cualquier viandante para que le ayude a subir a la acera. O, como en la fotografía que acompañamos, para bajar a la calzada y que le acerque al paso de peatones más próximo, ya que tiene escalones para subir o para bajar, a elegir”
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios