www.guadapress.es
Los ascensos del C.D. Guadalajara en el Siglo XX – Parte 2
Ampliar

Los ascensos del C.D. Guadalajara en el Siglo XX – Parte 2

jueves 05 de enero de 2023, 07:31h
Época de inestabilidad y nuevas proezas (1975/76)

A pesar de la gesta lograda en Huesca, el Dépor siguió sufriendo mucho en una Tercera División plagada de equipos históricos como Alavés, Eibar, Real Madrid Castilla o Mirandés. Tan solo dos temporadas después del ascenso en Huesca, el Dépor volvió a descender a categoría regional en la 1974/75.

El entonces presidente del Dépor Juanjo Laso prescindió de Luis Elices y contrató los servicios de Delfín Álvarez para ser el entrenador que llevara al Dépor de vuelta a la Tercera División en la temporada 1975/76. Esta tarea no iba a ser sencilla ya que en esta época el Dépor disputaba también el Campeonato de Castilla de Aficionados donde también se esperaba que el Dépor realizara un buen papel. Debido a esto, la mayoría de los jugadores acabó con la friolera de más de 40 partidos jugados durante toda la temporada llegando Sesma a disputar 50 partidos y con muchas eliminatorias a 120 minutos. Además, cabe reseñar también que esta fue la temporada donde se disputó el primer Trofeo Alcarria de la historia en la que el Atlético Madrileño venció al CD Guadalajara en la tanda de penaltis. También en verano, se disputaron las primeras rondas del anteriormente mencionado Campeonato de Castilla de Aficionados donde el Dépor eliminó a Valdemoro y Ávila.

A pesar de un inicio liguero titubeante con una derrota y tres empates en las cuatro primeras jornadas, el Dépor empezó a carburar y se mantuvo invicto en el Pedro Escartín, dejándose tan solo dos derrotas más en los campos de Alcalá y Alcorcón. El conjunto morado llegó al final de la primera vuelta en tercera posición a tres puntos del Alcorcón (24p) y a dos del Valdepeñas (23p). Además, el Dépor consiguió llegar a la final del Campeonato de Castilla de Aficionados tras vencer al Uralita en cuartos de final y a la Gimnástica Segoviana en los penaltis en la semifinal. La final disputada en el campo de Las Margaritas de Getafe vió como el Dépor se llevó también la victoria en los penaltis frente al C.D. Leganés su primer y único Campeonato de Castilla de Aficionados tras haber quedado subcampeón en las temporadas 1946/47 y 1947/48 y ganándose la participación en el Campeonato de España de Aficionados por segunda vez tras la edición de la temporada 1949/50.

El Dépor acusó su participación en dicho campeonato ya que se enfrentó a equipos de toda España y bajó un poco su nivel en la competición liguera. Sin embargo, el equipo de Delfín Álvarez hizo del Escartín un fortín y gracias a ello y a los pinchazos de sus rivales pudo llegar a la última jornada dependiendo de sí mismo para ser segundo de grupo y ganarse el puesto para disputar promoción de ascenso a Tercera División una vez más y así lo consiguió al empatar a domicilio en Valdemoro. El Dépor fue pasando rondas en el Campeonato de España de Aficionados con facilidad superando a Hércules Atlético (1/32 de final), CD Don Benito (1/16 de final) y UD Vall D’Uxó (1/8 de final). Una vez garantizada la segunda plaza en el campeonato liguero, el Dépor visitaba Sevilla para enfrentarse al Betis Deportivo en el que entonces estaba un joven Rafael Gordillo. El poco tiempo de descanso entre las eliminatorias y el cansancio acumulado de tantos partidos jugaron en contra de los intereses morados que perdieron por 2-0 en Heliópolis el 5 de junio de 1976 y al día siguiente por 1-2 en el Pedro Escartín.

Tras dos semanas de descanso y con ánimos renovados, el Dépor preparaba una nueva eliminatoria de ascenso a Tercera División donde se enfrentaría al Villarreal CF. El Dépor contaba con un plantel de jugadores veteranos que ya habían estado en el anterior ascenso en Huesca como Sesma, Salgado, Arteaga, Montero o Cedillo, además de contar con fichajes que fueron clave para la consecución del ascenso como Galván, Juani o García Hernández que llegó la anterior temporada y fue un mítico jugador del Real Madrid posteriormente.

Con las gradas repletas y con un ambiente poco antes visto en el Escartín, el Dépor pasó por encima de un Villarreal que se vio totalmente superado por la presión de las gradas y por el gran partido realizado por los hombres del Delfín Álvarez. Tal fue así que antes de cumplirse el minuto 10 de partido, Montero puso un balón en largo sobre García Hernández que este remató de cabeza al fondo de las mallas. Un despiste de la defensa morada fue el único acercamiento con peligro de los castellonenses en el minuto 31. La segunda parte discurrió con la misma tónica y García Hernández remató un centro, esta vez de Arteaga, en el minuto 57 que puso el segundo gol en el marcador. Con este resultado finalizó el partido y la hinchada morada se regocijaba con este resultado que dejaba al Dépor con un pie puesto en la Tercera División.

Sin embargo, el partido de vuelta no iba a ser un camino de rosas, y una vez más, se iban a poner las cosas complicadas cuando en el minuto 14 de partido en el Madrigal, Sesma tuvo que ser sustituido del terreno de juego al haber recibido dos severas entradas que le lastimaron el pómulo y una lesión en el hombro. Tuvo que salir el portero suplente Carlos León que realizó un partido memorable a pesar de encajar un gol en el minuto 32 de partido fruto de un barullo en el área deportivista que acertó a resolver Sancho I por parte del Villarreal. Por fortuna, poco antes de finalizar la primera mitad un centro de Cedillo encuentra a Galván que en dos tiempos introdujo el balón en la portería igualando la contienda. A pesar de que el Villarreal tenía que lanzarse al ataque en la segunda mitad, el Dépor supo manejarse muy bien en defensa para desbaratar todas las intentonas groguetas. Es más, el Dépor bien pudo poner más tierra de por medio por medio de Juani que erró un mano a mano ante el meta local Ros. Esto, unido a unas grandes intervenciones por parte de Carlos León en los minutos finales, hizo que el partido acabara con resultado de 1-1 y con un nuevo ascenso logrado. Los más de 1000 aficionados morados desplazados a Villarreal vieron como el Deportivo, una vez más, conseguía el objetivo de ascender lejos de Guadalajara.

Otro ascenso en diferido (1979/1980)

Tras el ascenso en Villarreal, el Dépor las pasó canutas para mantener la categoría a la temporada siguiente. En la última jornada de la temporada 1976/77 el Dépor se encontraba colista a un punto de la salvación que marcaba el Betis Deportivo. Los alcarreños necesitaban un milagro en forma de derrota verdiblanca contra el Portuense y lograr la victoria en la frente al San Fernando en la última jornada. Y así ocurrió, el Dépor venció con facilidad a un San Fernando por 6-0 que no se jugaba nada y el filial verdiblanco sucumbió ante el Portuense en Heliópolis otorgando así la salvación al conjunto morado. Sin embargo, el Dépor fue incapaz de salvar la categoría a la temporada siguiente dando con sus huesos una vez más en la Regional Preferente.

La 1978/79 fue una temporada complicada donde el Dépor tuvo que deshacerse de casi todas sus figuras destacadas para liberar masa salarial y hacer fichajes más modestos. Por fortuna, el conjunto morado pudo salvar la categoría a falta de dos jornadas en la que fue la última temporada de José Luis Sesma como jugador morado tras más de 300 partidos oficiales defendiendo la portería alcarreña.

Para la 1979/80 apenas se hicieron fichajes y se apostó por mantener el joven bloque de la temporada anterior incluyendo al incombustible Alberto Cedillo y al delantero Ayúcar. En esta temporada, el Dépor también disputó el Campeonato de Castilla de Aficionados donde llegó a las semifinales tras derrotar a Manzanares, Gimnástico Alcázar y Conquense, quedando apeado de la competición por el Atlético Madrileño.

La temporada del Dépor fue un tanto irregular estando en la pelea por la fase de ascenso, pero siempre fuera de ella. A destacar, la temporada de Ayúcar erigiéndose máximo goleador de la plantilla con 28 goles en su haber, siendo el jugador que más goles anotó en el Dépor en una sola temporada hasta el momento. El conjunto morado llegó a la última jornada con opciones incluso de ser campeón, pero cayó derrotado en el estadio madrileño Pedro Vives frente al CD Aviación. Por suerte, la Federación aprobó la ampliación de grupos para la siguiente temporada aumentando el número de ascensos hasta 4 otorgando el ascenso al Deportivo. Aunque en diferido podría decirse que, una vez más, el Dépor logró el ascenso fuera del Pedro Escartín, esta vez, en el Pedro Vives de Madrid. Esta también fue la última temporada de Alberto Cedillo en el club tras 12 temporadas en el club de forma ininterrumpida y retirándose como el jugador con más partidos defendiendo la casaca morada con 388 partidos oficiales, 77 goles y 45 asistencias. De igual manera, esta temporada marcó el fin de la primera etapa de Juanjo Laso como presidente del club tras también 12 temporadas como máximo mandatario del Dépor.

Un ascenso inédito (1982/1983)

Al igual que ocurrió tras el ascenso en Villarreal, el Dépor tan solo aguantó dos temporadas en 3ª División salvándose con relativa tranquilidad en la 1980/81 y quedando colista en la 1981/82 tras haber realizado una temporada muy pobre con tan solo 5 victorias y 13 empates en 38 partidos. Una vez más, el Dépor necesitaba reinventarse para salir del pozo de la Regional Preferente. En esta temporada llegaron dos jugadores de ataque, Toni Fernández (12 goles) y Nova (20 goles) que dieron un gran rendimiento a un equipo que desde la marcha de Ayúcar le costaba mucho encontrar la portería.

Después de una primera vuelta aceptable, el equipo entrenado por Carmelo Navarro, ex jugador del Dépor que estuvo en el ascenso de la 1962/63 y en Villarreal en la 1975/76, era líder empatado a 22 puntos con Móstoles, Arganda y Colmenar Viejo. Tras un pequeño bache de tres empates consecutivos, la lucha por la primera posición estaba ajustadísima con seis equipos a un máximo de tres puntos de distancia. El Dépor logró salir de ese bache consiguiendo dos grandes victorias frente a Villaverde y a Urbis con sendos resultados de 4-0 que permitían al Dépor viajar a Almagro en la penúltima jornada con posibilidades de lograr el ascenso directo si vencían en la localidad ciudadrealeña y lograr el sexto ascenso consecutivo a domicilio. Pero no fue así…

El Dépor (45p) empató en Almagro en un mal partido por parte de los morados y la victoria del Gimnástico Alcázar (45p) frente al Móstoles (46p) llevó la lucha por la Tercera División y última plaza que otorgaba el ascenso directo a la última jornada de liga en el Pedro Escartín. El Colmenar (42p), que había vencido a los morados en su visita a la localidad madrileña, visitaba Guadalajara sin jugarse nada al quedarse sin opciones de luchar por el tercer puesto en la penúltima jornada. Con un Pedro Escartín que registró la mejor recaudación de la temporada (250.000 pesetas) Carmelo alineó a los siguientes jugadores: Emilio (P); Cabanillas, Santiago, Romo, Chuti; Tejado (Mariano) García Ruiz, Rubiñán; Nova, Toni, Marianín (Pastor)

El Dépor salió a por todas desde el pitido inicial y en la primera jugada del partido el árbitro señalo un penalti bastante discutible al Colmenar por caída de Chuti dentro del área que Nova transformó en el primer gol de la tarde. Los primeros 45 minutos fueron un monólogo del Dépor que no dejó de buscar la portería colmenareña para dejar el partido resuelto lo antes posible y evitar posibles sustos. Las pocas intentonas visitantes de acercarse a la portería morada defendida por Emilio fueron rechazadas por el central Santiago que cuajó un partido espectacular. En el minuto 39, un fallo garrafal de la defensa del Colmenar propició un dos para uno en el que García Ruiz y Nova hicieron una pared para que el primero anotara y pusiera el 2-0 a favor del Dépor antes del descanso.

Por si el partido aún no estaba resuelto el Dépor salió con el mismo ímpetu de la caseta de vestuarios anotando dos goles más al poco de iniciar la segunda mitad. El primero de ellos lo logró Nova consiguiendo su doblete tras un rechace en el poste de un centro-chut de Rubiñán. Dos minutos después, Toni sirvió un balón a Chuti y este se internó en el área ante la pasividad de la defensa del Colmenar chutó a portería batiendo al guardameta colmenareño Jesús. Y así fue como el Dépor logró su primer y único ascenso de categoría como local en el Pedro Escartín hasta la fecha. Esta fue también la última temporada que el Dépor militó en categoría regional, manteniéndose en Tercera División 24 temporadas hasta que en la temporada 2006/07 el Dépor logró el tan ansiado ascenso a la Segunda B.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+
0 comentarios