www.guadapress.es
La despoblación, prioridad en la agenda de Castilla-La Mancha
Ampliar

La despoblación, prioridad en la agenda de Castilla-La Mancha

domingo 01 de marzo de 2020, 19:20h
En España vivimos una crisis demográfica, un problema hasta ahora silencioso al que Castilla-La Mancha no es ajeno. Nuestros pueblos se están vaciando y, ahora, ha llegado el momento de trabajar para revertir esta situación y convertir nuestro medio rural en una tierra de oportunidades.

El trabajo para revitalizar nuestros pueblos requiere del esfuerzo de todas las administraciones, los agentes sociales, los partidos políticos y de la sociedad en su conjunto. Por eso, esta legislatura la despoblación ocupa un lugar prioritario en la agenda de Castilla-La Mancha.

Este viernes, nuestra región dio un importante paso con la firma del Pacto contra la Despoblación que, junto a la comisión creada en las Cortes regionales para el mismo fin, demuestra que el Reto Demográfico nos preocupa y ocupa a todos.

Se trata de un pacto importantísimo y pionero en nuestro país acordado con agentes sociales, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en Castilla-La Mancha y los Grupos de Desarrollo Rural, representados por la Red Regional de Desarrollo Rural (Recamder). Un pacto del que cabe destacar que busca la participación de todos lo que tienen algo que aportar.

Y que se suma al trabajo que se realiza en el Parlamento autonómico con el objetivo de impulsar propuestas e iniciativas que se plasmarán en una ley, la Ley de Desarrollo Rural Territorial y contra el Despoblamiento en Castilla-La Mancha.

La Comisión creada en las Cortes da voz a expertos en diferentes materias que proporcionan su particular visión sobre la problemática de la despoblación y las vías de solución y reversión de la misma.

Pero no quiero dejar de hablar de otro de los actores que hacen frente al desafío demográfico y que merecen ser citados: los 29 Grupos de Acción Local que trabajan por y para el mundo rural. Asociaciones ubicadas y mimetizadas con el territorio que conocen sus fortalezas y debilidades, que se esfuerzan por dinamizar sus comarcas y generar oportunidades, pero que necesitan de un esfuerzo mayor, que excede a sus competencias, para conseguir medidas efectivas para paliar la despoblación de las comarcas afectadas.

La población en Castilla-La Mancha ha aumentado un 16,87% entre 2000 y 2018 y, sin embargo, siete de cada diez municipios han visto mermado su padrón en este periodo, lo que demuestra que estamos frente a un claro ejemplo del proceso de despoblación rural. En el medio rural, Castilla-La Mancha tiene una densidad de población de 12,9 habitantes/km2, pero en determinadas comarcas la situación es límite, según datos de Recamder. Por ejemplo, en la comarca de Almadén y Comarca de Campo de Montiel en la provincia de Ciudad Real, la densidad es de 9 habitantes/km2 y en la provincia de Guadalajara, dejando fuera el Corredor del Henares, la densidad es de 4 habitantes/km2, mientras que la media en España es de 93 habitantes/km2.

Siendo conscientes de los datos, toca ahora tomar medidas, algunas de ellas ya planteadas por los Grupos de Acción Local en el llamado Manifiesto de Sigüenza, un decálogo de iniciativas para hacer más atractivo vivir en los pueblos.

Este documento incide en varios aspectos como la necesidad de un desarrollo normativo que reconozca la singularidad y necesidades jurídicas específicas del mundo rural y una mejora de la financiación de las autonomías y de las corporaciones locales. Porque para ir en serio con la despoblación necesitamos un modelo de financiación que tenga en cuenta factores importantes como la dispersión, la despoblación y la distancia de la población respecto a los servicios básicos.

En Castilla-La Mancha tenemos claro que no queremos ser más que otras regiones, pero tampoco menos y queremos unos servicios para todo el mundo, vivan donde vivan. Es necesaria una apuesta por la comarcalización, buscando municipios de cabecera en cada territorio que sean el referente de su zona y que sean capaces de nutrir de todos los servicios básicos.

Tampoco nos podemos olvidar del necesario cierre de la Brecha Digital. Nuestros pueblos sólo recobrarán vida cuando las telecomunicaciones sean las mismas que en cualquier núcleo urbano porque ayudará decididamente a asentar otro de los puntos clave en éste ámbito, que las personas accedan a un trabajo de calidad. Sin puestos de trabajo, sin profesionales, no hay vida en los pueblos.

Pero tampoco la hay si no sabemos que en nuestro entorno rural se vive bien, contamos con una calidad de vida inmejorable. Por eso, tenemos que apostar por la reputación de marca, sentirnos orgullosos de vivir en el mundo rural y ofrecer ocio en nuestros pueblos sabiendo que, en ocasiones, el ocio para los que vivimos en los pueblos pasa por ir el fin de semana a un gran centro comercial, al teatro o al centro de una ciudad, sin prisas. Tenemos que estar orgullosos de vivir en nuestros pueblos, simple y llanamente porque se vive bien y tenemos que darlo a conocer.

En definitiva, sabemos que no hay soluciones mágicas contra la despoblación, pero celebramos los pasos que se están dando. Porque estamos en buena dirección.

María Jesús Merino

Presidenta de la Comisión de las Cortes de CLM para alcanzar un Pacto contra la Despoblación y alcaldesa de Sigüenza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


+

0 comentarios