www.guadapress.es

cogolludo

Primer caso de la temporada en una explotación de producción y reproducción de bovino, con un censo de 84 animales

04/06/2024@20:30:37

Los visitantes que se acerquen a la villa ducal, podrán disfrutar de una exposición de pintura en el Palacio de los Medinaceli, y de una jornada taurina, que incluye suelta de vacas en la Plaza Mayor.

Se trata de una carta que escribió Luis de la Cerda, duque de Medinaceli, a su tío, el Cardenal Mendoza, fechada el 19 de marzo de 1493, en Cogolludo, en la que le informa que el marino había hallado todo lo que buscaba.

Además, se dieron cita, en la Plaza Mayor del pueblo las botargas de los pueblos vecinos, que acompañaron en su salida a los chocolateros del Miércoles de Ceniza en Cogolludo.

En estos días, y después de las últimas lluvias, se han evacuado ya más 18 Hm³, que se suman a los 17 Hm³ del mes de diciembre, en una Sierra Norte a la que en los últimos años, no le sobra el agua.

Como la recuperada, de principios del siglo XX, del concurso de balcones y fachadas floridos, que no se celebraba desde los inicios del siglo XX, y que ya lleva tres ediciones consecutivas, la puesta del mayo, que este año se hará a mano, la Cruz de Mayo.

Con el objetivo de tejer redes asociativas en Cogolludo y en general en la Sierra Norte y compartir saberes. Para ello, dos emprendedores abren, de manera altruista, las puertas de su casa para acoger diferentes charlas, intercambio de producto y un mercadillo de productos locales y artesanales

¿Cuántas personas cruzarían sus umbrales? Príncipes, duques, escritores, convictos… y quizá incluso Cristóbal Colón.

Lo volverán a hacer este próximo sábado, en el II Encuentro Etnológico de Botargas que se convoca en la localidad serrana.

La fiesta, cuyas primeras referencias podemos encontrar en el siglo XVI y que hoy es Fiesta de Interés Turístico Regional, se va a celebrar los días 9 y 10 de febrero próximos.

La lluvia ha obligado hoy a que la celebración se convocase en la Iglesia de San Pedro, en lugar de, como es habitual desde tiempo inmemorial en la Ermita de San Antón, y sus exteriores.