www.guadapress.es
LETRAS VIVAS SEGUNTINAS : El patrimonio documental de Sigüenza. Memoria de una ciudad con muchos siglos de historia
Ampliar

LETRAS VIVAS SEGUNTINAS : El patrimonio documental de Sigüenza. Memoria de una ciudad con muchos siglos de historia

viernes 18 de marzo de 2022, 12:14h
El Archivo municipal atesora el patrimonio documental constituido por una serie de cartas reales concediendo privilegios a la ciudad, que se remontan al año 1277, y la documentación producida por los órganos de gobierno locales, destacando por su interés, los Libros de actas de sesiones del Concejo o Ayuntamiento conservados desde 1510.


En la ciudad de Siguença a XXXI de março de M D XXII años estando los señores de concejo de la dicha cibdad ayuntados e llamados por su campana repicada segund que lo es de huso e de costumbre…

Han pasado quinientos años desde la redacción de esta llamada a concejo municipal el 31 de marzo de 1522. Desde entonces, se han sucedido muchas corporaciones, se han tomado miles de decisiones para hacer frente a los asuntos de cualquier índole que acontecían en la ciudad. Sus vecinos han asistido como testigos de excepción a cuanto sobrevenía a su existencia en tiempos de paz o guerra, en épocas de esplendor o decadencia, en años de fortuna o de infortunio marcado por hambre y epidemias.

La evolución de los usos y costumbres sociales, las transformaciones de la vida cotidiana, las fiestas y festejos, el desarrollo urbanístico de sus calles y edificios; el sistema económico y fiscal, la asistencia educativa y socio-sanitaria, han dejado su huella escrita como testimonio fiel de la historia de Sigüenza en los documentos que, fueron ingresando sus autoridades, para su custodia en el Archivo municipal, conscientes de su valor como instrumento de legitimación de las actuaciones municipales y de justificación de los honores y distinciones alcanzados por la ciudad.

En pergamino o en papel, encuadernados o envueltos en un lienzo reciclado de un viejo cantoral; en formatos y escrituras diversas, en tintas de colores añil, carmesí y negro, los documentos han sobrevivido a incendios, humedades y conflictos sociales. Concebidos para garantizar los derechos y deberes ciudadanos, el tiempo les ha restado fuerza administrativa para imprimirles valor histórico y alcanzar la categoría de bienes integrantes del patrimonio histórico documental de una ciudad que merece ser Patrimonio de la Humanidad.

Amparo Donderis Guastavino
Archivera municipal de Sigüenza
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+
0 comentarios